Follow by Email

jueves, 18 de julio de 2013

Bizcocho casero.

Hoy no os traigo nada nuevo, pero sin duda en mi casa es el desayuno preferido de todos y tiene lo bueno que se hace con ingredientes de "diario" y en unos diez minutos, ¿Qué más se puede pedir?
Para darle un toque yo le añadí trocitos de chocolate y unas avellanas, aunque también lo suelo preparar con fresas, por ejemplo. Podéis añadir lo que más os guste.


Os pongo los ingredientes:

- 2 recipientes de yogur de azúcar.
- 1 recipiente de mantequilla derretida.
- 3 huevos.
- 1 yogur natural.
- 3 recipientes de harina.
- 1 sobre de levadura.
- Avellanas.
- Chocolate





Primero batimos bien los huevos junto con el azúcar hasta que nos quede una mezcla espumosa.


A continuación, añadimos el yogur y la mantequilla y seguimos mezclando.


 Incorporamos la levadura y la harina.


Por último, agregamos chocolate y avellanas al gusto.


Introducimos al horno (previamente pre-calentado) 45 minutos a 180º, los 25 primeros con calor por arriba y abajo y los últimos 20 solo por abajo. Esto solo es aplicable a hornos como el mío sin ventilador, de lo contrario en una media hora lo tendréis listo.
















¿Qué os parece? ¿os animáis a un rico desayuno?

Nos vemos en la próxima receta, un abrazo.

martes, 28 de mayo de 2013

Sandwich de pollo con toque de mostaza.

Hola a tod@s!
Después de un duro mes de exámenes aquí estoy de vuelta con este sandwich de pollo hecho con todas las cosas que podemos tener en casa un día rutinario, pero que, uniéndolas pueden sacarnos un poco de la "clásica" comida del día a día.
Es un plato estupendo para los momentos en los que no tenemos mucho tiempo pero queremos comer bien, así que compañeros estudiantes, trabajadores, papás y mamás, abuelitos... tomad nota.

Para un sandwich necesitaremos:
- pechuga de pollo.
- cebolla.
- taquitos de jamón serrano.
- 1 loncha de queso tierno de cabra (o el que más os guste).
- 3 rebanadas de pan de molde.
- mostaza.

Comenzamos tostando el pan, en el momento en que la primera rebanada salga del tostador le colocamos el queso encima para que vaya fundiéndose *truco: cuando terminemos con el tostador colocamos el pan con el queso encima y con el calor residual se irá fundiendo*.
Mientras, preparamos la cebolla caramelizada que podéis ver como se prepara haciendo clic aquí.
Por último le damos una pincelada de mostaza al pollo y lo cocinamos a la plancha, se quedará crujiente y muy rico.
Ya solo queda montar el sandwich, yo lo hice de la siguiente forma:
  • Primera rebanada: pollo y cebolla caramelizada.
  • En la segunda, queso y taquitos de jamón serrano.






No quiero despedirme sin compartir con vosotros el premio que el blog se ha llevado, esta vez de la mano de Julia y su estupendo blog http://juliaysusrecetas.blogspot.com.es, no dudéis en visitarlo, ¡muchísimas gracias!



Un besín, nos vemos en la próxima receta.

lunes, 8 de abril de 2013

Macarons de fresa.

Hola, os traigo el postre de moda, los famosos macarons. Se trata de unos pequeños dulces de origen francés caracterizados por sus llamativos colores y su suave textura.
En concreto, se tratan de unos macarons de fresa. A lo largo de la receta os iré contando una serie de trucos    y consejos, ya que se deben seguir de forma estricta los pasos y las cantidades que os pongo porque son bastante delicados. Así también os enseño un par de errores que cometí y si vosotros también hacéis este postre me podéis enseñar vuestros truquillos para poder perfeccionar la receta.
Todas las recetas de macarons las saco de un libro estupendo que me regalaron por mi cumpleaños y que además trae otros postres como brownies, cupcakes preciosos y galletitas, ¡todo una delicia!, se llama "Macarons, brownies, cupcakes & cookies" de la editorial Libsa.

Vamos con los ingredientes:
100 g. de harina de almendras.
180 g. de azúcar glas.
40 g. de azúcar.
3 claras de huevo.
7 gotas de colorante rojo.
Para rellenar;
queso mascarpone.
mermelada de fresas.


El primer paso es tamizar la harina con el azúcar glas. Respecto a esto tengo que hacer varias consideraciones, es importantísimo utilizar azúcar glas comprada y no molida en casa, ya que ésta última aunque de igual aspecto, no lleva los mismos componentes de almidón que la industrial. El libro que sigo dice que es necesario tamizar al menos cuatro veces la mezcla y aquí mi primer error, ya que yo solo lo hice una ¡las prisas nunca son buenas! Sobre la harina de almendras decir que no la he encontrado en ningún supermercado así que utilizo almendra molida, ¿podéis comentarme algún sitio donde encontrarla?.




























A continuación se montan las tres claras que deben estar a temperatura ambiente para que ayuden a subir,
añadimos los 40 g. de azúcar y seguimos montando. No se busca un merengue denso, más bien una crema esponjosa. Un truco útil para comprobar la textura es levantar las varillas y observar que los picos que formen desaparezcan enseguida. A las claras le añadimos colorante, como se tratan de macarons de fresa les añadí siete gotas de tinte rojo líquido que se adquiere en tubitos como veis en la foto. Al cocinarlos en el horno observé que el color se modifica un poco respecto al de la mezcla sin hornear, mirando en internet encontré que los colorantes en polvo son mejores así que para la próxima buscaré de este tipo y ya os contaré el resultado.
Una vez obtenidas las claras con el azúcar rosa procedemos a añadir poco a poco y con movimientos envolventes la unión del azúcar glas junto con la almendra molida.


Yo tengo un kit especial de la marca "lékué" para hacer macarons, también regalo de cumpleaños que me encanta, es muy útil ya que viene con un dispensador con distintos tipos de boquillas y con una lámina todo ello de silicona que tiene trazados unos círculos ayudándonos a delimitar el tamaño del macaron.
Después de esto solo queda introducir al horno, previamente precalentado, los macarons a una temperatura de 160 º C durante 16 minutos (en el caso de mi horno, el libro pone que sobre unos 12, debéis comprobar los vuestros).




Cuando estén los dejamos enfriar antes de rellenar.El relleno está compuestos por queso tipo mascarpone y mermelada de fresas. La mayoría de recetas hablan de esencias que no son mas que sabores concentrados que no aportan color, solo sabor. Sin embargo, yo no he dado con estas esencias así que contadme dónde las compráis vosotros.







Bueno como veis, la textura no ha quedado lo suficientemente lisa y brillante característica de estos pastelitos, por eso es tan importante el tamizado. Me gustaría mucho que me contaseis como los hacéis vosotros para mejorar la presencia. Eso si, os aseguro que el sabor es estupendo ya que los hice para el cumple de mi amiga Cristel y tanto a ella como a nuestros amigos les han gustado mucho.

Espero que os guste, ya me contareis vuestra experiencia, muchos besos y hasta la próxima receta.

domingo, 31 de marzo de 2013

Chipirones rellenos de pixín y langostinos.


Hola a tod@s! después de esta ausencia que se fue alargando más y más estoy aquí de vuelta, como la primavera, para enseñaros una receta que aunque muy agradecida tengo que decir que lleva su tiempo. Se trata de unos ricos "chipis" rellenos de pixín y langostinos con una rica salsa compuesta por el fumet obtenido del pescado y con una buena cama de cebolla.
Os cuento, empezaremos por el fumet:

- cáscaras de langostinos (cabeza y cuerpo).
- hueso del pixín.
- vino blanco.
- agua para la cocción.
- aceite de oliva.
- harina.
- sal.

Tras pelar todos los langostinos (para 6 personas utilicé alrededor de 1,5 kg.) reservamos y en una olla con aceite a fuego alto, añadimos las cáscaras y el hueso del pixín, que no es más que el delicioso rape (solo que en Asturias lo llamamos así). Cuando se hayan rehogado, añadimos una cucharada de harina revolvemos hasta que esté perfectamente cocinada y completamos con un vasito de vino blanco. En el momento en que coja temperatura cubrimos con agua abundante, salamos  y dejamos que se transmita todo el sabor a fuego medio durante 20 minutos.
Transcurrido este tiempo tendremos un caldo que será estupendo para guisar nuestros "chipis", a continuación trituramos con la batidora y colamos la mezcla por un chino una o varias veces para que no quede ninguna impureza.

Una vez obtenida la basa pasamos a los chipirones:

- chipirones (unos 24 para 6 sería una buena ración).
- pixín.
- langostinos.
- cebolla.
- el fumet.
- patatas (opcional).
- aceite de oliva.
- perejil picado.
- sal.


Empezamos dando un golpe de calor a los langostinos y al pixín troceado en taquitos, una vez hecho reservamos y trocemos dos cebollas en juliana fina que en el mismo aceite empezamos a dorar a fuego medio-alto, añadimos sal. Así se logra potenciar el sabor.
Mientras comenzamos a preparar los "chipis", para ellos será necesario aclararlos con agua abundante, retirarles la piel grisácea y darles la vuelta deslizando el dedo pulgar  para ayudarnos y no romperlos. Es conveniente que que con los pescados en general antes de ponerlos a freír o a la plancha estén bien secos sin agua para evitar que empiecen a cocer una vez en la sartén.
Es el momento de empezar a rellenar con los langostinos y el pixín colocando un palillo al final para evitar que el relleno se salga (para que os hagáis una idea yo introduje un langostino y 1 o 2 trocitos de pixín).
Cuando la cebolla ya esté en su punto, con un buen tono marrón, añadimos los chipirones y dejamos que frían, luego vamos añadiendo todo el fumet y trocitos del relleno si es que os sobró. Probamos para rectificar la cantidad de sal si es necesario y dejamos que se cocine a fuego medio-bajo durante 30 minutos.
Como guarnición añadí unas patatas fritas que terminaron de cocinarse en la misma cazuela que los chipirones.
Por último espolvoreamos perejil picado.


Espero que os guste, muchas gracias por seguir aquí.
¡Un abrazo!